Quiero decirte la verdad…
El tema obligado son los cambios en el gabinete y aunque la mayoría se refiere a mandos medios y de bajo impacto en el quehacer gubernamental, no deja de lanzar señales de inestabilidad que sufre y padece el gobierno de Michoacán, que encabeza Silvano Aureoles Conejo.
 
Allá en mi triste soledad…
Los porqués decimos que es señal de inestabilidad, pues simplemente porque no es admisible que en un gobierno con tan solo 18 meses de ejercicio haya realizado más de 120 cambios de funcionarios en todos sus niveles, porque ello significa que no han encontrado la cuadratura al círculo para asentar una administración estatal contundente, con rumbo y sentido o lo que es lo mismo, aún no entienden el proyecto de estado que el jefe del Ejecutivo estatal tiene en las manos y en mente.
 
Me han dado ganas de gritar…
Sin embargo, otra señal que se asoma es la férrea pelea interna que hay entre las tribus del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y usted se preguntará ¿qué tiene que ver ese partido político en la toma de decisión del gobierno del estado? y la respuesta es simple al recordar que Silvano Aureoles es emanada de ese instituto político y su aspiración manifiesta por la candidatura a la presidencia de la República en el 2018, despertó una guerra intestina entre perredistas y desde el primer reacomodo del gabinete estatal y el anunciado el lunes al medio día, tal parece que han cerrado filas los afines al proyecto político del gobernador michoacano y han puesto distancia con los grupos adversos. Por ello, es que no se ven figuras de renombre en este momento en el gabinete gubernamental y se ha recurrido a los hombres y mujeres que mañana serán los que se van a mantener como activos dentro del PRD.
 
Que es lo que ha sido de tú vida…
Pero no es para espantar a nadie, solo es una simple explicación de lo que sucede dentro del ajuste del gabinete estatal y del cual, como todos, aspiramos a que se encuentren y rindan sus mejores resultados, porque así como usted, ellos y el que esto escribe, habitamos esta bendita tierra que lleva por nombre Michoacán y si al gobierno le va mal, nos irá mal a todos, pero si le va bien… otro gallo nos va a cantar.
 
Siempre te voy a recordar…
Sin embargo, a juicio muy personal, lo único que hay que reconocer y que lo señalo fuerte y quedito, es la decisión tomada para soltar amarres y desaparecer lastres de áreas que se convirtieron en zonas de vividores de la ubre gubernamental y las 12 instancias que van a ser desaparecidas y otras fusionadas, ya hacía falta que alguien metiera el cuchillo para cortar de tajo con lo inservible. Por ello, un aplauso y en espera que realmente sea mil millones de pesos los que se van ahorrar.