QUIERO DECIRTE LA VERDAD…

Con que facilidad destruyen la reputación de una persona y que fácil es buscar elementos negativos para evadir responsabilidades propias de su función, pero nada de eso debe extrañar, cuando lo que se busca es alejar las sombras que opacan la imagen pura e inmaculada de un gobierno ineficiente, lleno de muchas promesas, expectativas y pocos resultados pero también, un Procurador de Justicia como esquirol.

En un mal momento se le ocurrió a alguien, darle un levantón al compañero periodista Salvador Adame Pardo, porque están próximas las elecciones en el Estado de México y de sus resultados depende en mucho quienes serán los aspirantes por cada partido a la presidencia de la República en el 2018 y claro, al flamante gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo no le causa ninguna gracia ser el centro de atención nacional, pero no por su carisma y popularidad, sino por los negativos acumulados de su administración estatal.

ALLÁ EN MI TRISTE SOLEDAD…

Se preguntarán que tiene que ver una cosa con la otra, pues resulta que en la competencia, carrera, justa, pelea, arribo o búsqueda de la candidatura por el PRD a Los Pinos, las pifias, errores y horrores cometidos en esta administración, son magnificados y aprovechados por adversarios políticos y grupos sociales para sacar beneficios de todo tipo, pero principalmente, son acciones enfocadas a tumbar al aspirante que lleva la preferencia en esa contienda interna perredista.

Por ello, no fue extraño que salieran a descalificar y empañar la reputación de un compañero periodista que se encuentra desaparecido desde el 19 de mayo del 2017, y por quien se ha desencadenado una inusitada e inimaginable UNIDAD del Gremio Periodístico y con ello, una ola de protesta y exigencia para que las autoridades respectivas investiguen, localicen y traigan y entreguen VIVO a Salvador Adame Pardo. Ante la presión social, simplemente se expuso una serie de descalificaciones hacia la persona del ausente y señalar que su desaparición no fue por motivos de su labor periodística, sino por problemas de tipo personal, porque intercambiaba fotos y videos íntimos.

ME HAN DADO GANAS DE GRITAR…

Con ello, han querido desviar la atención y restar la presión del gremio periodístico, pero ya se estaba preparado para ese tipo de teatro y la versión oficial de la desaparición de Salvador Adame no es aceptada y ahora, se ha duplicado la protesta, porque los pretextos de la autoridad no son suficientes para dejar de buscar, localizar y entregar VIVO al compañero periodista, al contrario, deberían de haber intensificado su búsqueda, amén de los motivos de su desaparición.

Acostumbrados a inventar y fabricar escenarios para justificar ineficiencias, se le hizo fácil a la autoridad gubernamental del estado, salir a calmar los ánimos de un gremio periodístico UNIFICADO como nunca en la exigencia por la aparición de un compañero, como es Salvador Adame. Pero no bastan las mentiras, no son suficientes las hipótesis de desprestigio ni son aceptables los descalificativos, se requiere respuestas claras y contundentes, que sean resultado de una INVESTIGACIÓN PROBADA, no ocurrencias. El gobernador Silvano Aureoles quiere ser candidato por el PRD a la presidencia de la República, está en su derecho, pero no debe prestarse a versiones pre-fabricadas por un Procurador de Justicia que arrastra un currículum lleno de casos similares y experto en ese tipo de marrullerías judiciales.

SALIR CORRIENDO Y PREGUNTAR…

Aunque en la reunión del gobernador Silvano Aureoles con periodistas de Apatzingán, dejó entrever o advirtió que se iba a dar a conocer el resultado de la investigación, fuera lo que fuera, ya desde ahí se veía venir la desacreditación de la reputación del ofendido, del violentado en su derecho, del afectado, pero eso es la cosa más ruin y baja que se puede hacer para justificar ineficiencia, por ello, el gremio periodístico no acepta la versión oficial de la desaparición del compañero periodista Salvador Adame, porque no exige motivos, sino demanda su aparición VIVO, así simplemente así, no exige motivos sino que demanda su aparición.

Silvano Aureoles quiere la candidatura del PRD a Los Pinos, adelante, pero cada vez que habla del tema, algo sucede y no se olvidan los hechos como los muertos de Arantepacua, el encierro en contra de su voluntad de los presuntos drogadictos, alcohólicos y vagabundos, los constantes bloqueos de carreteras e incendio de vehículos de la iniciativa privada y pública (en la pasada jornada violenta fueron 29), el desalojo de los indefensos trabajadores de Walmart que protestaban por los bajos salarios y el ofensivo reparto de un peso de utilidades, entre otros que ya habrá tiempo de enlistar por ser asuntos de personas ejecutadas, pero que han empañado la imagen del gobierno y el mandatario, por lo que el caso de Salvador Adame y la protesta generalizada del gremio periodístico los llevaron a fabricar un escenario ofensivo para el agraviado y su familia, porque en tanto siga ausente el afectado no podrá defender su propia reputación.

QUE ES LO QUE HA SIDO DE TÚ VIDA…

Por ello, Ya Basta de agresiones a periodistas. A Salvador Adame señor gobernador,  “vivo se lo llevaron y vivo lo queremos” y debe entender además que sus estrategias y/o las estrategias de su Procurador no prosperarán porque los michoacanos en general, no traemos una venda en los ojos, no señor, traemos el hartazgo y las lesiones sociales que nos han provocado desde las finanzas públicas con las que se han enriquecido muchos hasta la inseguridad que sigue enlutando familias en un estado que aunque lo vistan con espectáculos de costos millonarios, huele a sangre, huele a tristeza, huele señor gobernador a desesperanza y no, quienes conformamos el gremio periodístico, no vamos a aflojar el paso en nuestra exigencia…, “vivo se lo llevaron…, vivo queremos a nuestro compañero”

 

SIEMPRE TE VOY A RECORDAR…

Lamentable, pero cierto y la perversidad con la que están pretendiendo dar un giro a la desaparición de una persona, solo nos deja ver en manos de quien estamos…, de un gobierno michoacano al estilo la canción guanajuatense de José Alfredo Jiménez que a la letra dice…, “la vida no vale nada”…, le importa más su interés personal de arribar a Los Pinos que reconocer y responder a la exigencia del gremio periodístico…, le recordamos señor gobernador que nuestro compañero no es el único…, es uno de muchos casos que han llevado a las familias a vivir una agonía permanente ante la desaparición de sus seres queridos.

No nos vamos a quedar callados señor gobernador y en esta ocasión…, los periodistas no estamos solos.

MÁS INFORMACIÓN EN www.madero63.com