Tarímbaro,  Michoacán a 7 de septiembre de 2017.- En una rápida y oportuna acción de bomberos y Protección Civil de Tarímbaro, rescatan a cinco personas, al caer en diferentes horas, tres  vehículos al río que cruza el fraccionamiento Puertas del Sol.

Los hechos se registraron los primeros minutos del día de hoy, cuando el personal de Protección Civil de Tarímbaro, fueron alertados sobre la caída de un vehículo, al río que cruza  las calles de Sierra de Acahuato con sierra de Pichátaro y Tipitaro, de inmediato se trasladaron al lugar.

Al llegar, los bomberos y paramédicos  rescataron a Carla Selene R., y Alan Jaret G., los cuáles se encontraban a la orilla del río.

Ambos jóvenes fueron de inmediato auxiliados por paramédicos quiénes confirmaron que estos se encontraban ilesos.

Quiénes manifestaron que viajaban a bordo de   su vehículo tipo Spark, color gris, y al pasar por lugar, cayeron al agua.

Minutos después, de nueva cuenta el personal de Protección Civil de Tarimbaro, fueron alertados por vecinos de las calles de Sierra de Pichataro y Sierra de Acahuato, de la caída al río de un taxi.

De inmediatos se desplazaron socorristas y vulcanos para auxiliar a las víctimas.

Al arribó de las unidades, localizaron flotando en el río, un taxi de la línea Morelia,  con placas de circulación 4242 LDB del estado.

A unos metros estaba el conductor Osvaldo R.,  de 43 años de edad, y  su pasajero Lucio Manuel R., de 85 años de edad, quienes fueron  rescatado por los bomberos y saca a la orilla.

De inmediato fueron valorados por los paramédicos quiénes  confirmando que se encontraban estables y sin lesiones.

Más tarde, de nueva cuenta los bomberos y paramédicos fueron alertados de un tercer vehículo que había caído a las aguas del río, sobre la desviación al fraccionamiento Erandeni.

Al llegar, los bomberos confirmaron qué había  caído al agua, un  vehículo Mini Cooper, placas de circulación MZ W -1781 del Estado de México.

Donde se auxilio a su conductor  de nombre  Braulio Q.,  el cuál,  también   resultó ileso.

De acuerdo a las versiones de los conductores la creciente del agua, provocó que no se pudiera distinguir la división de la calle y el río sufriendo el accidente que dejó por fortuna solo pérdidas materiales.