Morelia, Mich.,- El equipo celeste va de regreso a casa al empatar con los tuzos de Pachuca y con gol de último minuto de Oscar <el Conejo> Pérez y con ello, sentenció su fin en sus reducidas posibilidades por entrar a la Liguilla.

Así, la máquina azul terminó su aspiración y ahora su próximo encuentro en casa, será solo de trámite y al sonar el silbato del nazareno, los cementeros tendrán que despedirse de la afición por esta temporada, tomar maletas y volver a prometer que la próxima temporada todo va a cambiar.

Por lo pronto, ya no habrá avión y viajarán en autobús (como el de la gráfica tomado de internet), en espera nuevos sueños y romper con la maldición de no ganar un campeonato del torneo regular o sus aficionados tendrán 20 años sin conocer lo que es ver a su equipo con la playera de campeón.