El diputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Fidel Calderón reiteró sus señalamientos hacia el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, a quien acusó de emprender una persecución política en su contra e intentar fincarle responsabilidades que no le tocan.

Lo anterior, luego de que la Procuraduría General de Justicia del estado lo llamara a comparecer, por la presunta falta de comprobación en el uso de recursos públicos cuando fue secretario de Gobierno en esa entidad, en el 2011.

En un pronunciamiento hecho en la Ciudad de México, donde acudió a la reunión del Consejo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el congresista aseveró que los ataques del gobernador Aureoles Conejo tienen dos objetivos: cerrarle el paso rumbo al 2018, así como encubrir irregularidades cometidas por su hermano, el ex diputado federal Antonio García Conejo.

“El procedimiento en cuestión no es otra cosa que una burda persecución política del gobernador Silvano Aureoles Conejo, quien trata a toda costa de inhabilitarme para impedir que participe como candidato en las elecciones del 2018, en las cuales, él sabe perfectamente que estamos arriba en las preferencias electorales”, como lo indican las encuestas que el propio mandatario ha ordenado realizar, aseveró.

Al refrendar que fue a través de un medio de comunicación, el diario El Universal, que se enteró de que la Procuraduría General de Justicia de Michoacán lo está llamando a declarar por una supuesta falta de comprobación de recursos públicos correspondiente al periodo enero-diciembre de 2011, cuando fungió como Secretario de Gobierno, Calderón Torreblanca aclaró que dejó el puesto el 29 de junio de ese mismo año.

Asimismo, puntualizó que aproximadamente el 10 por ciento de los recursos que la autoridad local dice, no comprobó al ejercerlo, corresponden a dinero que le fue entregado al hermano del gobernador Aureoles, para realizar obras en distintas comunidades michoacanas y entregar apoyo a habitantes, pequeños comerciantes y demás ciudadanos.

“El monto que presuntamente me observan fue entregado en un casi 10 por ciento al propio Antonio García Conejo, las solicitudes y recibos los firmó por más de tres millones 179 mil pesos, desconozco si comprobó dicho recurso. Por tal motivo, exijo al gobernador Silvano Aureoles que cite a su hermano para que aclare el uso y destino de los recursos públicos”, especificó.

Afirmó que el citatorio de la Procuraduría michoacana, se debe a las acusaciones sin sustento que el mandatario estatal pretende formularle, ya que durante su encargo comprobó debidamente el uso de todos los recursos asignados al área en la que se desempeñó, como consta en oficios de la Subdirección de Presupuesto de la Secretaría de Finanzas local, fechados en agosto del 2013 y de los cuáles, él tiene copia.

Afirmó que ese hecho se constató, a petición de la Dirección del Auditoría del Sector Central de la Coordinación de la Contraloría, por lo que las acciones en su contra por parte de su propio compañero de partido son “autoritarias” y tienen como fin, aplicarle una especie de “desafuero”, como le ocurrió a Andrés Manuel López Obrador en el año 2005.

En días pasados, el diario El Universal publicó que el legislador era investigado por la Procuraduría  General de Justicia del Estado de Michoacán, por el presunto uso irregular y falta de comprobación de 69 millones de pesos en el 2011.

En respuesta, el legislador federal aseguró haber comprobado en tiempo y forma el dinero que manejó como secretario de Gobierno local, y dijo tener en su poder una serie de documentos en los que constan las frecuentes solicitudes de dinero hechas por el hermano del mandatario estatal.

Lo anterior, para apoyar a personas de distintas comunidades y de escasos recursos, con bienes como carritos para hacer hamburguesas, insumos para elaborar pan, herramientas y maquinaria para herrerías, madera para la construcción de locales; así como muebles de baño y cocina para familias del municipio de Huetamo, entre muchas otras peticiones.