Considera que poder legislativo necesita recuperar confiabilidad y credibilidad de ciudadanos.

Permitirá tener una actuación más honesta y de resultados de Congreso del Estado

Morelia; Michoacán, 4 de octubre de 2017.- Fue presentada una propuesta de código de conducta ante el pleno del Congreso del Estado para dirigir la actuación de diputados y servidores públicos que laboran en el poder legislativo, debido a que la intención es ofrecer resultados en materia de transparencia y un buen ejercicio público.

“Lamentablemente, este poder es calificado por los ciudadanos, en los últimos lugares de confiabilidad y credibilidad. Al ser el poder legislativo, el creador de las normas, tenemos la obligación no sólo de cumplirlas, sino de ser el ejemplo a seguir”, puntualizó la diputada local del distrito VI de Zamora, Noemí Ramírez Bravo, en el marco de la presentación del código de conducta ante el pleno del Congreso del Estado para su aprobación.

Indicó que todos los diputados coinciden en que el mal uso de los recursos públicos, el acoso, la discriminación, la deshonestidad y la falta de respeto hacia el interior del Congreso del Estado, son conductas condenables y que no tienen cabida en el poder legislativo. Si esas conductas, no se especifican en un código interno, resulta difícil su prevención o sanción correspondiente.

Mencionó que la situación no puede persistir más en el Congreso del Estado, ante la exigencia de la sociedad civil de ser más transparentes y conducirse a la altura de las normas, sin interés de colores e ideologías para responder con hechos la confianza de los michoacanos, por lo que confió en que el código de conducta permitirá tener un poder legislativo más operativo, eficiente, con normas éticas claras y con una visión de futuro.

Enfatizó que con el código de conducta ningún servidor público o diputado podrá aceptar beneficios económicos, dádivas, regalos, favores u otras ventajas, directa o indirectamente, para sí o para terceros, de cualquier persona u organización a consecuencia del ejercicio de sus funciones; a excepción de aquellos que se otorgan por la costumbre protocolaria oficial, los que se realicen con motivo de amistad, relaciones personales o acontecimientos en los que resulta habitual efectuarlos, y que no supongan la incidencia sobre la voluntad de los legisladores.

Agregó que la Contraloría Interna será la encargada de aplicar las sanciones administrativas, además de recibir quejas y realizar los procesos respectivos de investigación con relación al proceder de los servidores públicos que vayan en contra de lo que establece el código de conducta que fue presentado al pleno del Congreso del Estado.