Mora Covarrubias, indicó que se debe hacer una norma que contemple sanciones de aquellos que olvidan que tienen una obligación con el desarrollo de sus hijos.

Morelia, Michoacán a 14 de noviembre del 2019.- Que las madres y padres de familia o tutores que no cumplan con su obligación de hacer asistir a los servicios educativos sus hijas, hijos o pupilos, pudiendo hacerlo, no gocen de ningún programa de beneficio social otorgado por el Estado, así lo propuso la diputada local en la máxima tribuna del estado, Tere Mora Covarrubias.

En ese sentido, la legisladora petista presentó una iniciativa con la finalidad de que cualquier dependencia gubernamental, que tenga a su cargo programas de beneficio, deberá incluir como requisito para otorgarlos, que la madre, padre o tutor, acrediten que sus hijas, hijos o pupilos están inscritos en alguna institución educativa, además de que cumplan con su asistencia regular.

En su exposición de motivos la legisladora aclaró que, “esta iniciativa no pretende sancionar a quienes por diversas circunstancias, justificadas, no pueden llevar a sus menores hijos a clase o inscribirlos, si no a aquellos, que con esfuerzo o no, pueden hacerlo; la decisión de no conducirlos a la formación académica, es, posiblemente, tener menores de edad en los cruceros viales vendiendo bienes, que es lo menos, o potenciales jóvenes que deciden, para sobrevivir, realizar conductas ilícitas.

Agregó que aquellas madres, padres de familia o tutores que no logren acreditar su obligación, ingresarán a un padrón que estará a cargo de la autoridad educativa de los estados; quienes a su vez se coordinarán con las autoridades municipales y escolares que correspondan, para nutrirlo y, una vez integrado, remitirlo al Sistema Educativo Nacional, para su concentración y disposición para consulta de las autoridades que así lo requieran.

Tere Mora manifestó que esta decisión, que parece tan mínima, como no llevar al aula a la hija o al hijo, acarrea futuros escenarios de dolor, angustia, inseguridad y quizá una vida en manos de quienes, aprovechando la falta de formación, les ofrecen caminos fáciles para allegarse de sustento.

“Ser padre o madre conlleva una responsabilidad que, los que lo somos incluso, a veces no dimensionamos, sin embargo, hacemos todos los esfuerzos por formar personas que, en lo futuro contribuyan a la construcción de una sociedad más prospera y comprometida con su familia y su entorno”, añadió.