Morelia, Michoacán a 19 de julio de 2021.,-.   En voz del Obispo de Apatzingán Cristóbal Ascencio García, el Papa Francisco, envió un mensaje a los pobladores de la tierra caliente michoacana que se encuentran en una situación de terror en medio de balas y muerte a consecuencia de la lucha de carteles del crimen organizado por apropiarse del territorio.

Fue en la celebración de la Eucaristía de la seis de la tarde de ayer domingo, donde se leyó este mensaje que textualmente menciona:
“He tenido noticias de los sufrimientos causados por los violentos enfrentamientos entre bandas rivales de narcotraficantes que afectan a los habitantes de este territorio.
El clima de terror e inseguridad que aflige a la población inerte es contra la voluntad de Dios; él quiere que todos sus hijos e hijas, vivan su existencia en un clima de seguridad y de armonía
En estos momentos difíciles quisiera hacerte presente y por medio tuyo a los hermanos y hermas del santo pueblo de Dios que peregrina en Apatzingán, mi participación en sus penas y angustias así como oración al señor Jesús príncipe de la paz implorándole conceda la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento y la riqueza del Espíritu Santo para que puedan ir adelante la vida y puedan llevar sus cruces con mansedumbre, fortaleza y paciencia.
Puedo comprender el sentimiento de desánimo y la sensación de impotencia que los abata pero recuerden, que no están solos que el Señor es fortaleza y misericordia, que nunca abandona a sus hijos y que la iglesia es madrea atenta y cercana a todos los que sufren.
Jesús, nunca dijo que el camino sería fácil; predijo pruebas y persecución pero también, que no faltarían las consolaciones de Dios. Es de gran consuelo saber que el camino no lo recorremos solos, Jesús camina perenemente a nuestro lado sobre todo en los momentos de pruebas y tribulaciones, él está dispuesto siempre a darnos su paz pero sin olvidar que la paz supone la cruz porque una paz sin la cruz, no es la paz de Jesús, destaca el mensaje.
Los exhorto a que confíen en el Señor Jesús, a que no tengan miedo de contrarestar la violencia que tiene origen de maligno con el amor la misericordia y el perdón que brotan del corazón divino del Salvador.
Pido al Señor, que convierta el corazón de los responsables de tanta muerte y desolación y también que inspire a los encargados del bien común a comprometerse en la erradicación del crimen y de la impunidad así como en la generación de espacios de trabajo digno y útil para atender a la sociedad especialmente para los jóvenes de esta tierra que les permita salir de situaciones de pobreza y marginación y proyectarse hacia el futuro y no ceder a la tentación de adecuarse al circuito del narcotráfico y de la violencia.
Con estos sentimiento de cercanía que acompañan la oración como en todo el santo pueblo de Dios que peregrina en esta nación por favor te pido que reces y que Jesús te bendiga y la virgen santa te cobije.”
Fraternalmente Francisco