Morelia Mich, 10 de noviembre de 2016.- Una vez más se prenden los focos rojos entre trabajadores del Ayuntamiento de Morelia adscritos al Sindicato Demócrata de Empleados Municipales de Morelia (SIDEMM) y al Sindicato de Empleados Municipales, Administrativos y Conexos de Morelia (SEMACM) luego de que los primeros, llevaban un camión con Residuos Orgánicos para depositarlos en el Vivero Forestal cuando aparecieron los segundos y no solo impidieron que se depositaran los residuos, sino que prácticamente secuestraron el camión y a sus propios compañeros que iban en el mismo, generándose agresiones que por fortuna no llegaron a las lesiones.

El suceso se registró la tarde del martes cuando al llegar los del SIDEMM a bordo de un camión que está a su resguardo, ya los esperaban los del SEMACM quienes atravesaron otra unidad para que no pasaran y una más en la parte trasera del camión lo que impedía también su retiro.

Poco a poco llegaban “refuerzos” de ambos bandos juntando más de 100 trabajadores cada uno incluyendo al dirigente Ernesto Santamaría Reyes el cual conminó a sus compañeros para que permitieran depositar los residuos y que dejaran de agredirlos al señalarles que “todos somos trabajadores y no se vale que nos estemos agrediendo y mucho menos que estemos perjudicando a la administración por lo que debemos de pensar en nuestras familias y ponernos a trabajar en beneficio de los morelianos”.

Sin embargo, en el lugar se encontraba el exregidor Jorge Molina Sánchez hijo del dirigente del SEMACM quien precisó que no los dejarían entrar “por que tenemos las oficinas resguardadas y cuando ustedes han resguardado alguna oficina los hemos respetado así que respeten nuestra toma y váyanse”.

Ante ello, Santamaría Reyes les pidió por enésima vez que si ellos no querían trabajar a pesar de tener a su resguardo varias camionetas de gran tonelaje para llevar a cabo la misma actividad, por lo menos permitieran que los que sí lo quieren hacer, trabajaran”.

Tras dos horas de “plática” y entre manotazos, gritos y uno que otro jalón, los ánimos se calmaron, los residuos se quedaron tirados a las afueras de la dependencia y poco a poco los simpatizantes de Molina Sánchez se retiraron tras quitar los camiones que impedían el paso de sus propios compañeros, aunque de diferente gremio sindical.